Resumen de la participación de la Dra.Verónica Rembis en el Congreso Estatal de Ginecología y Obstetricia

Veronica Rembis Congreso Estatal

Por Dra. Verónica Rembis Sáinz.
Especialista en Ginecología. 

 

Resumen de la participación de la Dra.Verónica Rembis en el Congreso Estatal de Ginecología y Obstetricia celebrado en Mérida, Yucatán el 21 de junio del 2019.

 

En México el embarazo en adolescencia es un problema complejo que tiene repercusiones personales, familiares y sociales. Requiere servicios especializados tanto para la prevención de embarazos no deseados como para la atención durante el embarazo, parto y Puerperio. En el 2015 se demostró que una de cada cinco mujeres es menor de 19 años de edad. México ocupa el primer lugar en embarazo en adolescentes entre los países miembros de la OCDE (organización para la cooperación y el desarrollo económicos).

Una mujer que se embaraza en la adolescencia tiene de 2-4 veces más riesgo de muerte que una mujer que se embaraza entre los 20-24 años. Existen mayores riesgos para la madre y para el feto por lo que se considera como embarazo de alto riesgo debido a que el cuerpo y la mente aún no están preparados para eso. En la madre aumentan las probabilidades de preeclampsia, infecciones y hemorragias. En el recién nacido aumentan los riesgos de nacimiento pretérmino , restricción del crecimiento intrauterino, sepsis y muerte.
Una de cada 5 mujeres en el mundo se embaraza antes de los 19 años. En países en desarrollo hasta una de cada 3.
Por este motivo hay que hablarles de anticonceptivos y preservativo. La prevención por medio de planificación familiar es una prioridad de la OMS desde 2015. Es parte del desarrollo sostenible a nivel mundial.
Desde 1975 que se reforma la constitución y el artículo 4 dice que se puede elegir de manera libre y responsable el número de hijos y espaciamiento entre ellos. Nos habla del derecho reproductivo y 20 años después la OMS hace mayor énfasis en el derecho reproductivo y la Unión Europea cambio también sus normas.
Según estadísticas de la CONAPO se calcula que de acuerdo al lugar de vivienda, 2.2 de cada mil adolescentes embarazadas viven en área rural contra 1.9 de área urbana.

De acuerdo a los datos de la unidad de investigación de medicina de la adolescente del Instituto Nacional de perinatología, el 73% de las pacientes adolescentes embarazadas son solteras, 24% unión libre y 2% casadas. En cuanto su escolaridad 73% terminaron secundaria, 8% primaria y 18% preparatoria. El 70% de ellas no usaba ningún método anticonceptivo. El embarazo no fue planeado en el 96% de las pacientes de estas adolescentes. De ellas, 95% cursaron su primer embarazo mientras que el 5% restante estaban en el segundo embarazo teniendo menos de 19 años de edad.

A partir del 17 de junio de 2019 se instaló en Yucatán el grupo estatal para la prevención de embarazo en adolescentes. Se van iniciar trabajos en 10 municipios en donde se tiene mayor incidencia. Ese trabajo está encabezado por la Secretaría de mujeres y la meta es realizar acciones en 106 municipios del estado. El gobierno federal otorgará 3 millones de pesos adicionales a los que cada Estado asigne a esta acción. Se han realizado obras de teatro dirigidas a adolescentes para la prevención de embarazo. De acuerdo al INEGI, Yucatán ocupa el lugar número 13 en embarazos de niñas de 10 a 14 años y el lugar número 22 en adolescentes de 15 a 19 años en la República Mexicana.

De acuerdo a la norma oficial mexicana número 47 realizada en julio de 2014 (47 6.8) que abarca el grupo está el contenido de los 10 a los 19 años edad. Nuestras pacientes tienen derecho a la salud, tomando en cuenta que conforme se desarrollen en su adolescencia, dependerá el estado de salud física y mental en la adultez y en la tercera edad . En esta norma participan los hospitales principales de la ciudad México y del país. En la adolescencia hay cambios biológicos, sociales y económicos. La educación en salud debe darse desde la niñez. Los retos principales de esta norma son la prevención y promoción de acciones para evitar el embarazo y la violencia en adolescente, con absoluto respeto a los hechos humanos independientemente del género.
Para dárles esta información pueden estar presentes los adultos o padres de familia o bien mayores de edad acompañando al adolescente pero el echo de ir solas, no es motivo para no dar información completa al grupo estadio de 10 a 19 años edad. Los médicos deben respetar la discreción y el secreto médico así como la confidencialidad. Se les debe dar consejería con calidez calidad y conocimientos.
Las adolescentes pueden solicitar directamente información y consejería sobre embarazo, planificación familiar, control prenatal y enfermedades de transmisión sexual. El médico deberá buscar en casos de embarazos en adolescentes datos de abuso sexual y signos de violencia

En el libro del investigador Claudio Stern sobre embarazo en adolescentes, se ha demostrado que en México las adolescentes no suspenden sus estudios sino que 75% de ellas ya no estaban estudiando cuando se embarazaron, a diferencia de las adolescentes en Estados Unidos que si estaban en el colegio y se salen del colegio porque se embarazan. En México a veces estos embarazos no se consideran un problema ya que se ha demostrado que hasta el 6% es planeado y deseado.

Existe una estrategia Nacional para la prevención del embarazo en adolescentes (ENAPEA) desde el 2014 en donde muy ambiciosamente se pretende que se eliminen por completo todos los embarazos en menores de 15 años y también se pretende reducir al al 50% los embarazos en adolescentes de 15 a 19 años. En el último sexenio en nuestro país se redujo de 77 a 70 embarazos en adolescentes por cada 1000.

En algunas estadísticas se muestra que el mayor número de nacimientos en adolescentes se presenta al norte del país, siendo alrededor de 80 en 1000 embarazos principalmente en Coahuila, Chihuahua, Sonora y Durango. El menor porcentaje 40 en cada 1000 embarazos en ciudad México, Guanajuato, Querétaro, Morelos y Chiapas.