Diagnóstico genético preimplantatorio (PGD)

Diagnóstico genético preimplantacion Ginecología

Por Dra. Verónica Rembis Sáinz.
Especialista en Ginecología.

 

Se usa para pacientes que tienen riesgo de trasmitir trastornos genéticos dominantes, recesivos o ligados al sexo, o gen ligado a cáncer de mama. Estas son las indicaciones importantes y médicas para pedir PGD, por ejemplo: casos de hemofilia o talasemia.

El resto de las pacientes que lo quiere hacer, es solo para saber si su embrión está sano o no, por ejemplo si tiene síndrome de down, o algún otro síndrome.

También lo piden algunas pacientes que quieren saber si sus embriones son mujeres o son hombres para que puedan escoger el género de sus hijos antes de que les implanten el embrión. Esto es muy útil en enfermedades ligadas al sexo para evitar que los hijos lo hereden.

Sin embargo, puede haber una falla de un 2% y transferir un embrión que no sea completamente sano. Además existen muchas otras enfermedades que no se diagnostican por PGD.

A veces la muestra puede ser insuficiente o no valorable y los pacientes tendrán que decidir si se transfieren o no sus embriones.

Si se ha demostrado que después de PGD disminuyen los abortos por tratarse de embriones “sanos”.

Se recomienda también tomar biopsia de vellosidades coriales o amniocentesis (cariotipo) para confirmar que el bebé esté bien (diagnóstico al 100%) ya que el PGD solo estudia algunas células pero no todo.

En conclusión es un estudio con riesgos y beneficios, aún es costoso. En la mayoría de los centros de reproducción asistida se ofrece en aproximadamente $50 mil pesos (año 2018).